Travesía en Chile

Dos bikers desafiaron el desierto de San Pedro de Atacama

Dos catamarqueños participaron de una carrera de 163 kilómetros en el vecino país de Chile. Ambos lograron terminar y hasta hacer podio.
viernes, 02 de junio de 2017 · 06:14:00 p.m.
Los bikers Luis Segura y Vilma Acosta estuvieron en Chile, en donde participaron de una travesía en alturas y por distintos escenarios. Ésta se llevó a cabo en San Pedro de Atacama, en donde corrieron un total de 163 kilómetros, al cabo de tres días. "Eran tres etapas, la primera de 33 kilómetros, la segunda de 70 y la tercera de 60. Se hacía por lugares tan diferentes que
estabas en medio del desierto y al rato en una montaña”, aseveró Vilma, quien obtuvo el segundo lugar de esta difícil competencia.
 
Esta pareja practica el mountain bike hace tiempo. Sin embargo, cuando decidieron viajar a San
Pedro de Atacama, comenzaron su entrenamiento "a full”. "Creo que es necesario entrenarse al menos tres meses antes, yo lo hice un mes y medio nada más. No me fue mal porque salí segunda en mi categoría, pero me queda la duda de cómo me hubiera ido si entrenaba más seriamente”, aseveró Acosta.
 
La carrera que tenía tres etapas, se corrió a una altura de más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. "San Pedro es uno de los desiertos más áridos que tiene el mundo, tiene muchos desniveles. Si bien es un lugar con mucho turismo internacional, el terreno es muy agresivo.
 
Para nosotros fue una experiencia única y teníamos como objetivo poder llegar a la meta”, comentó Luis Segura en una entrevista con Revista Express.
 
La pareja viajó un día antes de la competencia y estuvo varada durante varias horas en el Paso de Jama, lo que hizo pensar que podrían no llegar a tiempo para la competencia. "Lo bueno es que nos acompañó la esposa de Luis, entonces nos dio una mano grandísima con los preparativos y la logística. Ya que terminábamos de correr y sabíamos que teníamos la comida hecha, las compras, etc.”, destacó Vilma.
 
Si bien ambos lograron finalizar las tres etapas y obtener la medalla final, aparte de la que Vilma logró por salir segunda, sufrieron mucho la adaptación en cada escenario que tuvieron que atravesar. De esta manera, los dos coincidieron en que les costó cada etapa.
 
Por su parte, Luis explicó que comenzó a entrenar en febrero, pero no en lugares de características similares a las del desierto, lo que provocó que por momentos la carrera se
vuelva muy dura. "Creo que era una carrera muy mental. Hubo lugares en donde no se podía andar más en bicicleta por la cantidad de arena y tenías que bajarte y caminar con la bici al hombro. Parecían desiertos interminables”, añadió. A su vez, aseveró: "Había competidores de 30 países y de los más de 700 inscriptos, solo 430 llegaron a la meta. Yo no hago mountain bike hace tanto tiempo, por lo que mi objetivo era terminar la carrera y lo cumplí”.
 
UNA EXPERIENCIA

Para ambos bikers se trató de una experiencia inolvidable, no solo porque lograron sus objetivos, sino porque conocieron lugares "increíbles”, con personas que comparten su pasión. "En mi caso, creo que fue muy bueno toda la carrera, incluso iba con un grupo de bikers que me esperaban y marcaban el ritmo para continuar, hasta me sentí cuidada de alguna manera”, subrayó Acosta.
 
En este sentido, Luis sostuvo que muchos amigos que practican el mountain bike se acercaron para consultarle sobre la carrera. "Sienten interés y tienen ganas de hacerla y nosotros les recomendamos que lo hagan, ya que es una vivencia increíble, tanto como deportista como en
lo personal”, indicó.
 
De esta manera, los bikers agradecieron a las instituciones que colaboraron para que ellos pudieran viajar.
 
ANÉCDOTA

Al momento de contar una anécdota recordaron cuando, al inicio de la carrera, los chilenos les explicaron que no podían salirse del camino trazado, ya que la travesía se corría por medio de viejos campos minados y, en caso de salirse del camino, podrían activar alguna mina. "Hasta hoy nos queda la duda si era cierto o era para que nadie haga trampa buscando una cortada”, bromeó Segura. 
 
Texto: Noelia Tapia López

Otras Noticias