Sergio Oyola, responsable

El Hogar de Ancianos Fray M. Esquiú cumplió 90 años

Desde el interior del Hogar de Ancianos Fray M. Esquiú nos cuentan cómo funciona la residencia de adultos mayores.
lunes, 12 de junio de 2017 · 11:30:00 a.m.

 

Sergio Oyola, responsable del Hogar de Ancianos Fray M. Esquiú brindó su testimonio sobre sus propósitos con los ancianos que residen en la institución.

"Mi intención es ponerle un poco más de vida a los últimos años de cada uno de los residentes”, expresó. 

Actualmente, en el Hogar residen 42 adultos mayores, lo que significa "42 demandas distintas, reclamos distintos, problemas diferentes, pero también alegrías diferentes".

De los 42 residentes, más del 50% no cuenta con familiares. De los que cuentan intentamos volver a vincularlos.
 
El residente más antiguo es Epifanio Rodríguez, que tiene más de 20 años en la residencia. 

 

 
Consideró que es una población es muy heterogénea, aunque la mayoría es del interior provincial que "fueron quedando solas, en muchos casos por elección". 
 
Compromiso social 

 

Oyola, aseguró que es un trabajo que demanda mucho compromiso. Pero además, explicó que la sociedad también se debe comprometer la problemática de nuestros mayores. "Hay que cambiar la mirada que hay desde afuera, que deje de ser mirada como una institución cerrada, donde nuestros mayores están vistos como que no sirven para la sociedad".

En este marco, comentó que hay grupos de personas que a través de las redes sociales se fueron organizando para dedicarle un espacio de entretenimiento y servicio a los ancianos, por ejemplo, un grupo se congrega los días domingos.

Equipamiento 

Recientemente, en el Hogar se inauguró una biblioteca y se sumaron tres computadoras para que ellos aprendan y puedan estar en contacto con la comunidad.
 
Todo el material de la biblioteca fue donado por un residente: "Su deseo era que esta biblioteca se armara".
 
Brevemente se sumará equipamiento de un convenio con la Nación, que sigue sumando comodidades para ellos.
 
En recursos humanos, estamos al filo, sobre todo en servicio de salud, porque se jubilaron muchos trabajadores del Hogar. La capacidad hoy del Hogar está al límite. Esto se debe ver como la última posibilidad. Armar una red con la familia, con acompañantes.